¿PARA QUÉ ARRIESGARSE A COMETER ERRORES?